Ecovida
Microondas, Por qué deberías evitarlo

Microondas, Por qué deberías evitarlo

Cuando oímos que alguien no tiene microondas en su casa o que lo tiene pero no lo usa..¡¡nos quedamos sorprendidos!!. ¿Cómo, en los tiempos que corren, alguien no tiene microondas o no lo usa?. ¿Cómo se puede vivir y cocinar sin microondas?

¿Por qué deshacerse del microondas?

Los microondas son, sin duda, muy convenientes para recalentar sobras o para descongelar alimentos. Sin embargo, hay que tener claro que hay que pagar un alto precio, en lo que a salud se refiere, por su uso.
La manera en la que funciona el microondas es mediante el uso de un campo electromagnético. Básicamente, hay un magnetrón colocado en cada horno microondas, el cual crea una corriente alterna que actúa sobre los electrones de la comida y provoca su alteración, aumentando su energía cinétca, lo cual crea calor y hace que la comida se cocine.
Este proceso es, básicamente, radiación; en dónde las moléculas ganan o pierden un electrón a través de la ionización. El gran problema de este proceso es que se modifica la estructura molecular de los alimentos.
Este magnetrón, y las microondas que produce, son tan peligroso que todos los microondas modernos deben de tener, al menos, instaladas tres medidas de seguridad. De modo que si se abre la puerta, el microondas se detiene de inmediato.
Cualquiera que haya usado alguna vez un microondas sabe que la comida cocinada de esta forma no sabe, ni por asomo, de la misma manera que si se cocina de forma convencional en cocina tanto eléctrica como de gas, o en un horno.
Tiene la desventaja de que se quema con mayor facilidad. Algunos alimentos toman una textura gomosa y pegajosa. No tienen el mismo sabor. La comida puede tener “zonas calientes” y zonas frías”, debido al calentamiento desigual. Todas estas desventajas a la hora de cocinar con microondas es lo que provoca la ionización.
Otro problema con los microondas es que generalmente se suelen calentar los alimentos en recipientes de plástico. Los plásticos puedes contener Bisfenol-A (BPA) y otros productos químicos que, al calentarse, se filtran en la comida. ¡Todos sabemos lo dañino que es el BPA! Si no lo sabías ten en cuenta que el BPA es un disruptor endocrino que ataca a tus hormonas.

Algunos expertos han relacionado el uso de microondas con:
Leucemia y otros tipos de cáncer.
Cataratas: No es aconsejable mirar dentro del microondas cuándo se está cocinando, ya que la radiación atraviesa la tapa del mismo unas cuántas pulgadas.
Arritmias cardiacas.
Diabetes
Pérdida de nutrientes y daño en alimentos.
Anemia
Niveles altos de colesterol.

Bueno, realmente es un poco terrorífico. Y definitivamente suficiente para sentirme orgullosa de no haber usado el microondas desde hace casi 1 año. Aunque siempre hay quiénes pongan el “pero” a no dejar de usarlo.

¡Pero la comodidad…!
Como hemos dicho…¡¡claro que los microondas son cómodos!!. Pero, afortunadamente, hay maneras de hacer lo que hace el microondas de una manera más segura.

Alternativas al uso del microondas

Horno tostador

Si quieres cocinar o recalentar pequeñas porciones de alimento, puedes hacer uso de un horno tostador. Se calienta del mismo modo que un horno normal pero, al ser más pequeño, no necesita tanto tiempo ni gasta tanta electricidad. Es muy útil para calentar o cocinas pequeñas cantidades.

Horno

Tampoco hay que olvidarse del horno convencional, en el caso de no tener un horno tostador. Se pueden almacenar sobras de comidas en envases de vidrio (hay que reconocer que la marca Pyrex® es una de las mejores) e introducirlas en el horno para calentarlas. Hay que tener en cuenta que, aunque Pyrex es muy resistente, no conviene sacar algo del frigorífico y meterlo de inmediato en el horno. El cambio brusco de temperatura podría hacer que el vidrio se rompiese.

Vitrocerámica / Placa de gas:

Hervir el agua o recalentar alimentos, como la sopa, se puede hacer en nuestra vitrocerámica o en la placa de gas. Siendo realistas, en lugar de tener una sopa caliente en 2 minutos, si lo hicieras en el microondas, la vas a tener en 10. ¿Y qué?. Estás ganando en salud. Y en esos 8 minutos seguro que se te ocurre algo que hacer en la cocina mientras esperas.

Agua caliente

¿Odias darte cuenta de que no has descongelado algo minutos antes de preparar la comida o la cena?. Lo puedes poner en el fregadero con agua muy caliente durante 15 minutos. Hay que indicar que el agua caliente es un caldo de cultivo para las bacterias, pero en ese tiempo las bacterias no van a tener tiempo de crecer, por lo que es un método totalmente seguro.
Aun así, el mejor método para descongelar los alimentos es sacarlos del descongelador y dejarlos en el frigorífico hasta que se descongelen.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *