Bienestar
Stevia, la planta dulce

Stevia, la planta dulce

La stevia planta originaria de climas tropicales, ha sido utilizado durante siglos por las tribus de Paraguay, Brasil y Bolivia para endulzar las infusiones y los medicamentos tradicionales. Pero es en los últimos años cuándo se ha erigido como un nuevo edulcorante natural para sustituir al peligroso azúcar refinado.
La Stevia es, en su forma natural, de 10 a 15 veces mas dulce que el azúcar común de mesa, mientras que los extractos de Stevia tienen una potencia endulzante de 200 a 300 veces mayor que la del azúcar. Pero lo más interesante de la stevia es que no afecta a los niveles de azúcar en la sangre. Es un edulcorante natural muy bajo en carlorías y con grandes ventajas para los diabéticos.

Algo de historia sobre la Stevia

Fue Antonio Bertoni el primer en descubrir la stevia allá por el 1187. En un principio se pensó que formaba parte de la familia de las margaritas, pero en el 1905 fue clasificada, por Moisés S. Bertoni, dentro de la familía de las Eupatorieae.
En el año 1931, Marc Bridel y R. Lavielle, dos científicos franceses empezaron a investigar los secretos de la stevia. Del extracto de la hoja obtuvieron una sustancia pura, blanca y cristalina que pasaron a denominar Esteviósido. Tras diversas investigaciones determinaron que no causaba efectos tóxicos aparentes en diversos animales de laboratorio.

Durante la II Guerra Mundial, debido a la escasez del azúcar y de otros edulcorantes en Inglaterra debido al bloqueo de los submarinos alemanes, se buscó un substituto que se pudiera cultivar en las Islas Británicas.

El Director del Real Jardín Botanico de Kew comisionó a un botánico llamado R. Melville a investigar las propiedades de la Stevia como una planta posiblemente adecuada para actuar como sustituto del azúcar. Tras su investigación, R. Melville informó de lo siguiente:

“…las hojas de la stevia han sido utilizadas por los nativos de Paraguay para endulzar su yerba mate, y como edulcorante general. Su uso ha sido sugerido, en climas cálidos, para endulzar el tabaco, la cerveza y las bebidas calientes. Más tarde, se barajó la posibilidad de emplear sus hojas o el extracto de la planta para endulzar los alimentos. Dos o tres hojas son suficientes para endulzar una taza de café o té.”
Desde su humilde y oscuro “descubrimiento” en Paraguay, la stevia se ha convertido en un importante producto de exportación y ahora se cultiva en más de una docena de países de todo el mundo.
El país más consumidor de stevia sigue siendo Japón, que empezó a cultivarla en invernaderos en el 1954. Cuando el gobierno japonés, a finales de los años sesenta, prohibió ciertos edulcorantes artificiales por los problemas que ocasionaban a la salud, el uso de stevia como una alternativa natural se incrementó drásticamente.

Los japoneses también han sido pioneros en la purificación de los exractos de stevia con otros glucósidos de sabor dulce. Entre ellos se encuentran los Reabudiósidos A, , B, C, D y E; y el Dulcósido A esteviolbiósido. Son particularmente dignos de mención los Rebaudiósido A y Rebaudiósido E ya que tienen un sabor dulce más refinado que el Esteviósido, el cual tiene un ligero regusto amargo.
Muchos procesos de extracción de glucósidos de la stevia se han patentado en Japón, así como combinaciones de Stevia con otros edulcorantes naturales o sintéticos (los cuáles es mejor evitar).
Una combinación común de edulcorantes naturales es el esteviósido con el extracto de regaliz, conocido como glicirrina, lo que hace que las cualidades gustativas de los edulcorantes mejore.
A día de hoy, la stevia se emplea alrededor del mundo por sus excepcionales propiedades como endulzante natural.

Propiedades de la Stevia

La stevia es una planta con un claro componente antimicótico, hipotensora, vasodilatadora y reforzante del corazón. Es adecuada para bajar el nivel de acidez de la sangre y de la orina, y para problemas de acidez de estómago.
Análisis de laboratorio han demostrado que la stevia es extraordinariamente rica en hierro, manganeso y cobalto. La stevia no contiene cafeína y posee efectos antioxidantes comparables al conocido té verde.
La stevia sin refinar se usa naturalmente como bactericida para trastornos bucales, como pueden ser problemas de encías y garganta irritada.
En cuanto a su uso para cocinar hay que indicar se puede hornear ya que es estable a los 200°C y no se fermenta. La stevia no se hace caramelo al calentarse, ni se llega a cristalizar tal como el azúcar, así que no será útil para realizar ciertos productos de repostería.
Cómo consumirla

Lo ideal es consumirla en su forma natural, y no recurrir a los productos que se comercializan en el mercado. Pero si no tienes tiempo para prepararla o te resulta más cómodo comprarla conviene que compruebes todos sus ingredientes y elijas aquella marca que no incluya edulcorantes artificiales junto con la stevia.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *