Nutrición
9 Ingredientes a evitar en la comida procesada

9 Ingredientes a evitar en la comida procesada

Con el tipo de vida actual es inevitable caer en los alimentos envasados o procesados cuándo andamos cortos de tiempo, que suele ser muy a menudo. Se recurren a pizzas o comidas congeladas para una cena rápida, o a barritas energéticas para saciar nuestra hambre hasta que podamos comer “de verdad”.

Nos guste o no, los productos envasados y procesados se han convertido en una parte muy importante de nuestra industria alimentaria y, en consecuencia, e una parte de muchas de nuestras dietas.
Aunque cada vez aumentan las marcas de productos orgánicos que abogan por evitar las comidas procesadas, la verdad es que la gran mayoría son “venenos” para nuestro organismo.

Hay muchos alimentos envasados que parecen “saludables” porque suelen tener detrás una publicidad totalmente engañosa. Y estos alimentos “naturales y “saludables” esconden aditivos, conservantes y otros ingredientes que no son para nada beneficiosos para nuestra salud.

Pero gracias a iniciativas como la del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn) el cuál trabaja para la Comunidad Europea en el control de la veracidad de mensajes publicitarios en el campo de los productos alimenticios, a través del proyecto Bioclaims.

El programa consiste en la identificación de nuevos biomarcadores que certifiquen los efectos y componentes de los llamados “alimentos saludables”, utilizando las nuevas tecnologías biológicas, entre ellas la nutrigenómica. Los resultados obtenidos se utilizarán como base científica en la remodelación de la Legislación Europa sobre “Declaraciones de Salud en los Alimentos”, prevista para el año 2014.

Siempre es preferible elegir productos que tengan pocos ingredientes, y que suelan ser fácilmente reconocibles. Se dice que la mejor prueba para saber si un ingrediente es sano…¡¡es preguntar a tu abuela si lo reconoce!!. Si no es así, es muy probable que el ingrediente sea una sustancia química manufacturada. Otra prueba es si se puede pronunciar o no con facilidad el nombre del ingrediente. Si notas que tienes que tener una titulación en Química para poder pronunciarlo y saber lo que estás diciendo…es mejor que lo evites.

Si por alguna razón tienes que recurrir a alimentos procesados o enlatados, trata de evitar los que aparecen en el siguiente cuadro. Aunque no es una lista exhaustiva, estos son los ingredientes más procesados y menos saludables que nos podemos encontrar.

 

INGREDIENTE

PARA QUÉ ES USADO

POR QUÉ ES MALO

Colorantes artificiales

Compuestos químicos hechos de derivados de Alquitrán de Hulla para mejor el color.

Se relaciona con reacciones alérgicas, asma, fatiga, erupciones en la piel, hiperactividad y dolores de cabeza.

Saborizantes artificiales

Mezclas de químicos de bajo coste que imitan los sabores naturales.

Se relaciona con reacciones alérgicas, dermatitis, eczema, hiperactividad y asma.

Puede afectar a las enzimas, ARN y tiroides.

Endulzantes artificiales
(Acesulfamo- K o E-950, Aspartamo,

Equal®,

NutraSweet®,

Sacarina,

Sweet’n Low®,

Sucralosa,

Splenda®,

Sorbitol,

Eritrol)

Derivados químicos altamente procesados que se emplean como edulcorante de cero calorías para alimentos light.

Pueden afectar negativamente al metabolismo.

Algunos han sido relacionados con el cáncer, alucinaciones, mareos y dolores de cabeza.

Conservantes

(Benzotao de Sodio,

Butilhidroxitolueno, BHT o E-321,

Butilhidroxianisol, ,BHA o E-320,

Butilhidroquinona terciaria, TBHQ o E-319)

Compuestos que preservan las grasas y evitan que los alimentos se enrancien.

Pueden causar hiperactividad, asma, rinitis, dermatitis.

Pueden afectar al balance y a los niveles de los estrógenos.

Aceite Vegetal Bromado

(BVO)

Compuestos químicos que aumentan el sabor de los zumos y refrescos con base de cítricos.

Aumentan los triglicéridos y el colesterol.

Puede ocasionar daños en hígado, testículos, tiroides, corazón y riñones.

Jarabe de maíz
(HFCS)

Alternativa barata que sustituye al azúcar de caña y al de remolacha.

Mantiene la frescura de los productos horneados.

Se mezcla con las bebidas para mantener su dulzura.

Pueden predisponer a que el cuerpo transforme la fructosa en grasa.

Aumenta el riesgo de padecer diabetes Tipo 2, enfermedades coronarias y accidentes cardiovasculares.

No es fácilmente metabolizado por el hígado.

Glutamato monosódico

(Monosodium Glutamate – MSG)

Potenciador del sabor.

Es muy utilizado en aderezos para ensaladas, patatas fritas, platos congelados y sopas.

Puede estimular el apetito y causar dolores de cabeza, náuseas, debilidad, edema, cambio en el ritmo cardíaco, sensación de ardor y dificultad para respirar.

Olestra

Se trata de un sustituto de la grasa con base lipídica Comparte las propiedades físicas de las grasas, pero no es absorbido en nuestro tracto gastrointestinal por lo que no aporta calorías.

Inhibe la absorción de algunos nutrientes, como son las vitaminas liposolubles (A, D, E, y K), y los carotenoides.

Se relaciona con enfermedades gastrointestinales, diarrea, gases, calambres, sangrado e incontinencia.

Grasas y Aceites hidrogenados y parcialmente hidrogenados.
(Aceite de Palma, Aceite de Soja…)

Grasas creadas de manera industrial y más baratas que otros aceites.

Contienen altos niveles de grasas trans, lo que provoca un aumento del “colesterol malo” (LDL) y una disminución del “colesterol bueno” (HDL), lo que contribuye al riesgo de enfermedades del corazón.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *